Derriban árboles pero levantan conciencias

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

A raíz del derribo de los 155 árboles, los vecinos de las colonias aledañas a la zona donde se hará el deprimido Río Mixcoac-Insurgentes, nos hemos organizado para manifestar nuestro rechazo a esa obra tal como está planteada, intentando mantener la vida del camellón.

Con reuniones semanales y actividades dominicales estamos expresando que defenderemos ese espacio porque lo sentimos nuestro y es parte importante de la delegación Benito Juárez y la ciudad. Arriesgándonos a que arranquen nuevamente los árboles, hemos plantado más de 100 pinos ahuehuete, arrayanes, ficus; todos conseguidos vía donaciones o solicitándolos directamente en viveros.

Ha sido conmovedor ver a familias enteras en las reforestaciones, acarreando agua en garrafones y cavando el hoyo donde pondrán un nuevo árbol, símbolo de esperanza y de defensa de la vida natural. Durante el último paseo ciclista se juntaron centenares de firmas pues quienes por ahí circulaban no podían imaginar que tal vez era la última vez que harían ese circuito acompañados de la vista de los árboles. En la petición en línea tenemos también una gran cantidad de firmas que en conjunto suman más de 1000. La hija de un amigo me escuchó decir por el megáfono que todos esos árboles que hoy vemos están amenazados de derribo y se echó a llorar.

El rostro de la gente que informamos se desencaja al oir la cifra de “855 árboles”. Y no es para menos. En una ciudad como la nuestra perder un área verde tiene graves consecuencias tanto para nuestra salud física como para la emocional. ¿Qué le estamos enseñando a las nuevas generaciones al privilegiar el uso del automóvil frente a un espacio de convivencia donde se puede caminar, andar en bicicleta, pasear a los perros o conversar en una banca bajo una sombra?

No estamos peleados con los desarrollos urbanísticos, somos concientes de que vivir en una megalópolis tiene sus implicaciones, pero este proyecto en concreto nos parece oscuro y con muchas irregularidades. ¿por qué no se hicieron los túneles bajo los carrilles actuales respetando el camellón, por ejemplo? ¿dónde está el estudio de aquitectura de paisaje que comprenda la restitución de los árboles? ¿por qué no se intentará trasplantar la mayoría cuando el 80% están sanos?

En nuestro gobierno todo se hace al “ahí se va”, casi por imposición, sin consultar ni involucrar a los ciudadanos en las consecuencias. Estamos desinformados y nos sentimos agredidos por no ser tomados en cuenta y el hecho de haber talado 155 árboles en la madrugada con violencia física de por medio nos indigna y por qué no decirlo, lastima.

Quienes participamos activamente en la defensa del camellón Río Mixcoac sólo queremos defender la calidad de vida de nuestra colonia, de la delegación, de la ciudad. Nos motiva el deseo de vivir en un lugar bonito, tranquilo, arbolado. Estamos dispuestos a escuchar y a negociar, pero no queremos imposiciones que suenan más a negocios inmobiliarios que a “beneficio común”.

Cada vez que paso en mi bicicleta por esa zona veo los listones blancos colocados en casi todos los árboles que talarán, cada uno con la leyenda “No me mates”, “cuídame”, “sálvame”. Y pienso en esas familias, en los niños con tierra en las manos y reforestando. Tengo claro que estamos haciendo lo correcto, más allá de plantar árboles que luego nos quiten estamos sembrando semillas para un futuro más sensible, más empático con otras formas de vida. Estamos ayudando a que germine la conciencia para un mejor mañana.

¡Gracias a todos por defender los 855 árboles de Río Mixcoac!

Twitter: @NoAlDeprimido
FB: https://www.facebook.com/DeprimidoNO?fref=ts

arboles 5

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *