Veladas nocturnas para cuidar los árboles de Río Mixcoac

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

El Gobierno del Distrito Federal ya ha desconectado las luminarias de una parte de Río Mixcoac para que no sea fácil captarlos en el momento de la tala de los 750 árboles amenazados. Por ello, y para impedir el avance de la obra, vecinos de las colonias aledañas y ciudadanos solidarios hacen turnos día y noche en un campamento improvisado a la altura de la calle de Pino.

Hemos observado la paulatina destrucción del lado sur del camellón. Primero comenzaron levantando el pasto en gigantescos rollos, dijeron que las azaleas las trasplantarían, pero dejaron las raíces al aire y las rompieron con las máquinas. Sobreviven unas palmeras rodeadas de varillas y baños portátiles. De día, las aves caminan sobre la tierra desconcertadas ante lo que antes era verde y hoy es polvoriento.

Trabajadores del GDF caminan a lo largo del tramo invadido ya por estructuras metálicas, y aprovechan un descuido nuestro para encender la perforadora. Por eso estamos ahí.

El proyecto del túnel en Río Mixcoac no sólo afecta los árboles que van a ser talados, sino la calidad de vida de los vecinos de la zona, los cuales tal vez aún no dimensionan las complicaciones que les traerá durante 24 meses: afectación en el suministro de agua, cascajo, basura, ambulantes, cortes de luz, un caos vial aún mayor por la reducción de carriles, no poder entrar a su calle como hasta ahora, daños en los cimientos de su propiedad, ruido de máquinas todo el día, reflectores potentes durante la noche para seguir los trabajos, inseguridad por la afluencia de más gente a la zona, alza de predial, etc.

Y me pregunto ¿dónde están los que viven sobre el Río Mixcoac?, o ¿acaso todos están a favor de la obra? El que seamos siempre los mismos me remarca la indiferencia que mostramos incluso ante lo que nos afecta el bolsillo y nuestra tranquilidad. Seguramente cuando no haya árboles y vean que las colonias han quedado divididas por el túnel, se acordarán de quienes resistimos hasta el final, tal vez se arrepientan de no haberse interesado por la información que les brindamos, por no haber asistitdo a las juntas que organizamos, por concoer las alternativas y propuestas que lanzamos.

Mientras hacía mi turno nocturno en el campamento y recorría parte del camellón, la luz de la luna iluminaba los troncos mutilados de los fresnos y los cedros que retoñaron de marzo a la fecha y por segunda vez podaron. La sombra de los que están en pie se proyectaba en las enormes estructuras de varilla que todos los días arman los trabajadores. Había montones de basura que ellos mismos dejan y una que otra florecilla valiente.

Cada 15 días hacemos yoga en el lado norte a la altura de Moras, y ahora nuestra vista son las máquinas de Grupo Indi, que nos recuerdan tenemos el tiempo contado. Todos los domingos hay entrenamiento canino gratuito a la altura de la fuente de Recreo, y también hacemos días de campo para mantener con vida ese espacio. Pero necesitamos ser más. Da igual si viven en la zona o no, el mensaje que queremos lanzar es que imponer megaproyectos millonarios a costa de los afectados no es cómo se debe proceder en un gobiernos cuyo eslogan era “Decidamos juntos”. Nosotros no decidimos tener un doble túnel, ni siquiera se nos preguntó qué nos parecía la idea. De la noche a la mañana talaron 200 árboles y tanto Miguel Ángel Mancera como Patricia Mercado declararon autoritariamente “La obra no se detiene”.

Supongo que muchos han caído en la desidia y eligen ya no hacer algo porque “no tiene sentido”, porque “no vamos a lograr nada”, “porque así es este gobierno”. Dejemos de culpar a los políticos si nosotros como ciudadanos no hacemos nuestra parte. Nos tratan así porque somos dejados e indiferentes como sociedad. A nivel individual también nos cansamos de resistir pero lo hacemos porque tenemos claro que es nuestra responsabilidad. A mí no se me va a dañar la casa con la obra, ni oiré las máquinas todo el día, pero algo me dice que talar 750 árboles y darle prioridad a los vehículos particulares sobre al peatón, al ciclista, y al transporte públcio de calidad, no es sustentable.

No estamos resolviendo la vialidad de la zona, estamos haciendo un parche, como muchas de las cosas que se hacen en México. Inyectaremos y fomentaremos más autos a costa de las ya mermadas áreas verdes y reforzaremos el modelo de vida de ciudades obsoletas donde caminar o disfrutar de actividades al aire libre no es parte de las actividades del ciudadano de una megalópolis.

En contrapeso, quienes defendemos el camellón, sus árboles, la calidad de vida y los procesos transparentes y que realmente beneficien a la comunidad, parecemos una minoría, pero en realidad somos el motor de los ideales, de las luchas por la justicia, el símbolo de que se puede vivir de otra manera, de que queremos contruir entre todos una mejor ciudad.

Nosotros en nuestra aparente pequeñez frente a un gobierno aplastante y corrupto somos la inmensidad de los sueños, de la solidaridad y la perseverancia, y eso no se destruye con máquinas.

Participa en las guardias del camellón Río Mixcoac, puedes conocer gente interesante y ayudarnos a salvar las áreas verdes. Contacto enhttps://www.facebook.com/nodeprimidomixcoac?fref=ts y @NoDeprimidoMixc

iniciodeobra (14) iniciodeobra (3)

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *