Los árboles son poemas

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Los árboles son poemas que la Tierra escribe en el cielo. Los cortamos y los convertimos en papel, para poder dejar constancia de nuestro vacío.
Kahlil Gibran

Me gusta observar a los animales y abrazar a los árboles. Será porque ellos me transmiten la sensación de ser parte de algo más grande, perfecto e incomprensible. En la sencillez de su existencia me siento un discípulo que ha de aprender a estar en el presente, porque sólo el aquí y el ahora tienen realidad y sentido.

Involucrarme en la defensa de los árboles del camellón de Río Mixcoac no me aleja de mi activismo pro derechos animales, es sólo una vertiente de lo que me gusta hacer: inspirar a otros a ver la belleza y la justicia que hay al defender a quienes son vulnerables ante nuestras acciones.

Mi activismo a favor de los animales ha sido más abstacto en el sentido de que no veo a los ojos a quienes intento salvar de la muerte o la explotación. Los animales en nuestra sociedad mercantil son considerados una cifra, y nuestro intento es reducirla o más radicalmente, que se les deje de catalogar así. Sin embargo, con estos árboles me ocurre algo distinto: los veo todos los días, camino a su lado, los toco, los reconozco, los ubico. Su pérdida me representaría el dolor de quien extraña a un conocido, a un compañero.

A raíz de que me enteré de la amenaza de tala a la que están expuestos estos 750 árboles por la construcción del deprimido -túnel por demás absurdo que podría construirse sin la destrucción del camellón- decidí hacer lo que estaba en mis manos para sensibilizar a vecinos y ciudadanos en general de lo importante que son las áreas verdes.

He conocido gente que como yo, disfruta de estos espacios y se interesa por conservarlos no sólo por los beneficios ambientales que nos brindan, sino por la belleza y paz que nos ofrecen. Ver que somos muchos es uno más de los regalos que me han dado estos árboles.

Los esfuerzos de todos suman en esta lucha por salvarlos. Megafonear, portar carteles, colgar una lona, repartir volantes, hacer camisetas, grabar un video, ir a reuniones, hablar con vecinos, redactar una denuncia, hablar con funcionarios, consultar expertos.

Mi intuición respecto al camellón y sus árboles es que mientras más actividades amorosas hagamos ahí más poderoso será el mensaje. Dotar de recuerdos bellos ese espacio hará eternos esos árboles, estarán siempre de una u otra forma en nuestra memoria, pero no de manera triste, sino como símbolo de esos momentos que compartimos con ellos.

El equilibrio entre los actos generosos y creativos y los destructivos y egoístas lo generamos todos. Es una decisión personal.

Sentir la hierba húmeda del camellón, mirar el cielo a través de las ramas de los fresnos, reirnos, abrazarnos, ejercitarnos y convivir son memorias luminosas que nos ayudan a recordar que Amar es nuestra única tarea y por eso la defensa de los 750 árboles de Río Mixcoac ha de tener esa intención como guía.

Coincido con todos aquellos que disfrutan de la naturaleza y compadezco profundamente a quienes son ciegos y sordos ante el llamado de sus guardianes, sean gobernantes o ciudadanos indiferentes.

Gracias a todos los que amamos al camellón de Río Mixcoac.

Para más información: https://www.facebook.com/nodeprimidomixcoac?fref=ts
@NoDeprimidoMixc

 

IMG_3956

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *