Sí tienen madre

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Mayo es el mes en que suele festejarse a las madres en muchas partes del mundo. La publicidad nos seduce con imágenes de mujeres abrazando niños. No todas las madres son cariñosas o cálidas pero esa figura sin duda marca nuestro desarrollo físico y emocional, para bien o para mal.

Se nos ha hecho creer que el fuerte vínculo afectivo entre la madre y el hijo es exclusivamente humano y en el caso de los otros animales es meramente un “instinto”.

¿Cuál sería la diferencia si en ocasiones en ambos caos se manifiesta en el cuidado y la protección de la cría, en observar sus necesidades e intentar satisfacerlas para procurarle un entorno seguro y amoroso?

Creo que simplemente nos conviene creer que es así para poder intervenir sin remordimientos en la relación entre una madre y un hijo de otras especies.

A todos nos enternece la imágen de una vaca con su becerro o de una gallina con sus polluelos. Sin embargo, son las madres más explotadas por la industria alimenticia. Las llamadas “vacas lecheras” no viven sobre verdes prados bajo azules cielos. Los rumiantes están parados sobre sus propias heces al punto en ocasiones de cubrirles hasta la mitad de las patas. Otras en cambio, están estabuladas sobre cemento con un poco de paja y son alimentadas en comederos.

El proceso para obtener leche de una vaca es más o menos así: Se les insemina artificialmente y pocas horas después de nacido, el ternero es separado de su madre para extraerle a ella la leche que por naturaleza le corresponde a la cría. La vaca da la cantidad de leche suficiente para alimentar a su ternero, pero esto es insuficiente para la demanda de la industria, por ello son alimentadas e inyectadas con hormonas para que su producción aumente. Esto les ocasiona mastitis por el crecimiento exagerado de sus ubres, las cuales al ser manipuladas varias veces al día por la ordeña mecánica, generan heridas e infecciones, pasando muchas veces la pus a la leche extraída.

A los terneros se les vende a granjas de engorda donde serán convertidos en carne de ternera antes de cumplir el año de edad. Esta carne tiene ciertas características, como ser pálida y muy blanda; esto se logra manteniendo al animal anémico e inmovilizándolo para que no genere músculo. Se les alimenta con una mezcla de suero de leche en polvo y cal para que alcancen su peso rápidamente. Camino a Querétaro, México, podemos observar las instalaciones donde se mantiene a los terneros: una especie de casas similares a las de los perros, donde a penas pueden darse la vuelta y su única opción de movimiento es echarse y levantarse.

Quienes han trabajado en la industria láctea reconocen que las vacas se pasan días mugiendo en busca de su ternero una vez los han separado. Podríamos catalogar esta reacción como instintiva, pero ¿acaso las madres humanas no tienen también reacciones instintivas de protección y cuidado hacia sus hijos?

Somos la única especie que bebe leche de otra especie y en su etapa adulta. No es natural. Es un hábito creado por la industria láctea. Excelentes fuentes de calcio pueden obtenerse de vegetales como el brócoli, sin las hormonas de la leche que alteran nuestro sistema metabólico.

Es muy conocida la frase de “mamá gallina” por el fuerte vínculo que establece con sus polluelos. Las gallinas de cría intensiva, de las que provienen la inmensa mayoría de todos los huevos que se consumen, viven entre 10 y 12 meses amontonadas con hasta otras 9 aves en jaulas de alambre de 45 x 50 cm. Normalmente hay muchas filas de estas jaulas en enormes bodegas que pueden almacenar de 50 000 hasta 125 000 aves.

Para evitar que se picoteen y se maten entre sí debido al estrés que les causa el hacinamiento, se les corta el pico con máquinas de cuchillas calientes una o dos veces durante su vida, normalmente cuando sólo tienen un día de nacidas y otra vez cuando tienen siete semanas porque a menudo, un pico joven vuelve a crecer. Con esta mutilación disminuye la habilidad de la gallina para comer y beber, lo que representa también ahorro para la industria.

Viven permanentemente expuestas a la luz artificial para forzarlas a la puesta de huevos y desarrollan osteoporosis por la constante formación de cáscaras de huevo. Con esta tremenda carencia de calcio, millones de gallinas quedan paralizadas y mueren de hambre y sed a tan sólo centímetros de su comida y del agua.

En estas condiciones, una gallina ponedora puede vivir hasta dos años, siendo después matada para convertirla en caldo.

Pero las gallinas no son las únicas víctimas de la industria del huevo. En los criaderos para gallinas ponedoras se separa a los machos de las hembras y a ellas se les usará como productoras de huevos mientras que a ellos se les considera sin valor económico para la industria -al no haber sido criados para crecer tan rápido y producir tanta carne- y son asfixiados en bolsas de plástico o enterrados vivos.

Cuando comemos un animal no asociamos que nació de una madre y que ese vínculo fue cortado por nuestra gula, para convertirlo en alimento o para producir un derivado.

Pero cuando tenemos información del procedimiento por el cual llegan estos productos a nuestra mesa y seguimos consumiéndolos, ¿quienes serán los que no tienen madre?

Los invito a extender su admiración, compasión y respeto a todas las madres, sin importar su especie.

Para más información visita: www.HazteVegetariano.com

vaca

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

3 thoughts on “Sí tienen madre

  1. Es una lastima que a estas fechas el gobierno no exiga derechos sobre los animales , ya basta tanta crueldad ya Lo que si les digo que hau un Dios, que sin palo y sin cuarta les dara lo suyo a esa gente ignorante falta de cultura , Si cuenten conmigo para publicidad para no el maltrato animal, ya basta, ya basta, ya basta , ya basta
    ( aver qie sacrifiquen asi a sus hijos para ver que sienten)

  2. Dime que comes y te diré que enfer.edades tienes;que tu alimento sea tu medicina y quetu. Medicina sea tu alimento. Hiñocrates” no mataras ni cometas ningún animal porque para inmundo tu sangre y tu espiritualidad “ezequiel”. 4:14 etc

    .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *