Activistas pro derechos animales presos

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0

El pasado miércoles 22 de junio miembros de la Guardia Civil Española entraron, muchos de ellos con los rostros tapados con pasamontañas y armados con ametralladoras, en los domicilios de doce activistas por los derechos de los animales en las provincias de Madrid, Asturias, Vizcaya y Galicia, siendo los detenidos trasladados a los juzgados de Santiago de Compostela, bajo acusaciones de delitos contra el medio ambiente, desorden público y asociación ilícita. Los comandos antiterroristas registraron las casas, y requisaron las computadoras, por considerarlas “evidencia criminal”.

El 28 de junio se han presentado recursos de apelación contra los Autos dictados por el Juzgado de Santiago de Compostela, por los cuales se dicta prisión provisional para tres de los activistas detenidos, habiendo liberado a los demás, con cargos, después de tres días de incomunicación.

El origen de las investigaciones parece encontrarse, en la suelta presuntamente intencionada de 20.000 visones de la granja Visones Bermúdez, situada en Santiago de Compostela, en noviembre de 2007, por cuanto que supondría un daño ambiental. Los activistas detenidos pertenecen a las organizaciones de Igualdad Animal y Equanimal, y desde hace tiempo han denunciado públicamente cómo viven, son tratados y matados los más de 300.000 visones que utiliza anualmente la industria peletera española, y las liberaciones que han llevado a cabo han sido de carácter meramente simbólico (uno o muy pocos animales), a cara descubierta y con sus logos visibles.

Estas dos organizaciones definen su activismo como pacífico, son contrarios a cualquier tipo de violencia, se dedican a la promoción de los derechos de los animales, informando a la sociedad las condiciones de crianza y matanza de los animales destinados a consumo y uso humano, y brindan alternativas respetuosas.

Sin duda, el mundo está al revés al criminalizar a un movimiento pacífico creciente cuyo único objetivo es liberar de la explotación a seres sintientes. Los verdaderos ecoterroristas no son estos doce chicos, sino los empresarios de autos lujosos y guardaespaldas que se enriquecen a costa del medio ambiente y sus habitantes no humanos. Los responsables de las catástrofes ecológicas están sueltos y gozan del apoyo político y mediático. A muchos de ellos se les considera incluso “líderes empresariales” sin importar las consecuencias ambientales y sociales de sus negocios.

Los activistas por  los derechos de los animales  trabajan para educar, sensibilizar y liberar, pero no sólo a los no humanos, sino a los humanos presos en su idea de ser una especie superior, que se ha adjudicado el poder de dominar al resto de la naturaleza.

Confiemos en que las protestas frente a consulados españoles en casi 30 países tengan por resultado la absolución y liberación de los tres detenidos, y que estén tras las rejas quienes atentan contra la libertad, no quienes la procuran.

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *