Canadá “juega sucio” con las focas

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Es muy decepcionante que a un  país como China se le concediera la sede de los Juegos Olímpicos, a pesar del boicot internacional por no ser éste un país modelo de justicia, solidaridad, civismo, respeto a los derechos ““ni humanos, ni civiles, ni de los animales.

Ahora toca “premiar” a los asesinos de focas: los canadienses, con la sede de Juegos Olímpicos de invierno de 2010.

PETA (Personas por la Ética en el Trato a los Animales) e IFAW (Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat), entre otras organizaciones, han lanzado una campaña centrada en este evento y cuyo objetivo es hacer presión para que la matanza sea visible internacionalmente, y a través del boicot económico, exigir al comité organizador de los juegos y al gobierno canadiense el cese de la caza de focas.

Más de un millón de focas han sido masacradas y despellejadas vivas en los últimos 4 años.

Cada primavera en la costa este de Canadá, los cazadores armados de rifles, picotas o mazos, golpean hasta la muerte a cientos de miles de crías de focas arpa y encapuchada. Cientos de miles de crías de foca arpa serán separadas de sus madres, apaleadas con el “hakapik” (barra terminada en un arpón metálico) y desolladas para vender sus pieles.

Durante la matanza del 2008, murieron asesinadas unas 217.000 focas de las cuales el 99.8% eran crías menores de tres meses. Ese mismo año, investigadores y activistas de la Humane Society de Estados Unidos, se interpusieron entre los cazadores y las focas, grabando luego las escenas de la matanza y denunciando ante todo el mundo que las focas estaban siendo desolladas vivas. Canadá persiste en la campaña para limpiar su imagen frente a esta barbaridad, arguyendo que este año estará prohibido usar el hakapik en focas menores de un año, y que para hacer la matanza más “humanitaria” los cazadores deberán esperar al menos 60 segundos antes de desollar a la foca, para asegurarse que está muerta.

La caza es permitida por motivos comerciales (la piel de foca es altamente cotizada en el mercado internacional, además de los subproductos derivados de su matanza), pero se ampara falsamente tras el argumento de que las focas y su sobrepoblación “depredan” los bancos de bacalao de las costas canadienses, dejando desprovistos a los nativos y pescadores artesanales de este “recurso”.

Hace un par de semanas, el senador canadiense Marc Harb ha exhortado a su gobierno a poner fin a la caza de focas. Esta es la primera vez que un político canadiense presenta una legislación para acabar con la cacería de mamíferos marinos más grande del mundo.

La iniciativa es una enmienda a la Ley de Pesca y prohibiría la cacería comercial de focas en aguas canadienses, a la vez que protegería los derechos de los pueblos aborígenes de cazar focas con fines de subsistencia.

“Continuar defendiendo la cacería no es la respuesta para el gobierno de Canadᔝ, dijo el Senador Mac Harb. “No podemos continuar pretendiendo que todo esta bien. Es tiempo de proveer mecanismos de transición para ofrecer trabajos con un futuro más prominente, y sacar de esta industria decadente a los pocos miles de individuos que realizan la cacería de focas.”

La presentación de la iniciativa es apoyada por las recientes encuestas de opinión pública que indican que la mayoría de los canadienses siguen oponiéndose a la cacería comercial de focas y quisieran  que terminara. También se da en un momento en el que la industria de la cacería de focas tiene problemas económicos. Se espera que los precios de piel de foca bajen de nuevo este año, con muy poca demanda de pelaje de foca en todo el mundo y la Unión Europea considerando una prohibición al comercio de todos los productos de foca.

Sabemos que en todos los países se cometen atrocidades con los animales, pero que naciones supuestamente desarrolladas continúen usando el argumento de la “subsistencia” es increíble. Canadá niega la crueldad de la matanza cuando hay varios videos que demuestran lo contrario. Ningún país que tenga un boicot internacional debería ser sede de un evento deportivo o cultural. Muy por el contrario, debería ser señalado y presionado internacionalmente para obligarlo a renunciar a prácticas que impliquen crueldad hacia los animales.

¿Y nosotros, qué podemos hacer? Además de asistir a las protestas en las embajadas, enviar cartas al Primer Ministro de Canadá, desde luego no comprar productos canadienses y tener muy claro que cada bocado de salmón de ese país, tiene además, sangre de foca.

Para ver videos de la cacería:
http://www.harpseals.org/index.html
http://www.seashepherd.org/seals/
www.stopthesealhunt.com.mx.

Para información sobre qué podemos hacer:
www.Animanaturalis.org

Después de la matanza

Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *